El ya conocido modelo Silicon Valley plantea para los empleados el reforzamiento de dimensiones no materiales como el optimismo, las ganas de aprender o la aceptación del fracaso.

El éxito del modelo Silicon Valley, nacido de la mano de empresas como Google, Apple o Facebook, ha demostrado a lo largo de estos años que una mayor flexibilidad horaria y un entorno “Work & Play” son elementos que favorecen enormemente el rendimiento de los trabajadores.

Por esta razón, cada vez son más las empresas españolas que han decidido incorporar estas prácticas en su día a día.

Una de las principales características de esta nueva cultura empresarial consiste en combinar la flexibilidad horaria de los trabajadores con el hecho de ofrecerles alternativas al puro trabajo dentro de la propia oficina.

Podríamos decir que, a diferencia de las empresas tradicionales, cuyos trabajadores tienen horarios fijos y tareas que hacer, el modelo de empresa flexible apuesta por dar libertad a los trabajadores y potenciar sus capacidades creativas y su productividad a través del uso del tiempo libre y de actividades de ocio.

Estos cambios también contribuyen a mejorar la conciliación de la vida laboral y familiar de los trabajadores, algo que Europa hace tiempo que viene incorporando y que España empieza a integrar poco a poco.

[Tweet «Más descanso y ocio equivale a más productividad»]

Algunas de las políticas que ponen en marcha las empresas punteras del sector consisten en la libertad para que los empleados organicen su tiempo, dar ayudas para fomentar el uso de transporte público a la hora de ir al trabajo o facilitar espacios de descanso en las oficinas.

Cada vez hay más empresas que deciden invertir tiempo y dinero en mejorar el bienestar de sus trabajadores, desde contratando profesionales de la meditación para aumentar su concentración durante las horas de trabajo hasta permitiendo que puedan echarse una pequeña siesta para reducir el estrés.

Hasta ahora hemos hablado de la flexibilidad horaria y de los descansos, pero, y que hay del llamado “work and play»?

Esta práctica cada vez más común consiste en incorporar elementos de la gamificación al lugar de trabajo. Poner en marcha ligas internas (de futbolín, de billar…) o competiciones regulares refuerza la relación entre los compañeros de trabajo, mejora la lealtad y la responsabilidad, ayuda a involucrar más a los trabajadores y, al fin y al cabo, supone un entretenimiento divertido para despejar la mente y mantener a gusto a los empleados.

En Doonamis ya hemos empezado a aplicar este modelo aunque la empresa que encabeza la creación e integración de este tipo de metodologías es, sin lugar a dudas, Google.

 

Doonamis Apps para empresas Blog

 

¿Interesado en nuestros servicios?
¡Pídenos un presupuesto!

Pedir presupuesto