El uso de la Inteligencia Artificial en Energía
Nuevas tecnologías 7 mayo, 2021

El sector de la Energía es un ámbito que está en constante evolución y crecimiento. Desde Doonamis, somos especialistas en el desarrollo de aplicaciones para este sector teniendo en cuenta sus objetivos, ventajas y las necesidades de cada una de las empresas. Como consecuencia de la constante evolución que está experimentando este sector en los últimos años, se están incorporando nuevas tecnologías entre las que destaca la Inteligencia Artificial. 

De esta manera, comentaremos en este artículo qué es la Inteligencia Artificial y cómo se aplica en el ámbito de la Energía. 

¿Qué es la Inteligencia Artificial? 

Como hemos mencionado, consideramos necesario explicar qué es la Inteligencia Artificial antes de comentar cómo se aplica en el sector de la Energía. 

La Inteligencia Artificial es una tecnología a través de la cual se combinan diferentes algoritmos y softwares desarrollados con el objetivo de simular y recrear la inteligencia humana. De esta manera, se considera que la Inteligencia Artificial proporciona a las máquinas y robots la habilidad de recrear las capacidades desarrolladas por los seres humanos como por ejemplo, el razonamiento, la capacidad de planear e incluso el aprendizaje. 

Gracias a los algoritmos de aprendizaje previamente desarrollados, la Inteligencia Artificial permite a las máquinas aprender y ajustar las tareas que realizan en función de las necesidades. De esta manera, se desarrollan diferentes sistemas que pueden pensar y actuar racionalmente como lo hacen los humanos. 

Usos de la Inteligencia Artificial en el sector de la Energía 

La Inteligencia Artificial se ha convertido en una de las mejores herramientas para el sector Energético y es que se considera que es la IA es un factor necesario para poder llevar a cabo la transformación del modelo energético actual. 

Por ello, a continuación comentaremos algunos de los usos más importantes que aporta la Inteligencia Artificial en el sector de la Energía. 

Gestión de datos

Uno de los primeros usos de la Inteligencia Artificial, y también uno de los más importantes, es que permite realizar una mejor gestión de datos. Es decir, gracias a las máquinas y los algoritmos desarrollados, se puede llevar un mayor control de una gran cantidad de datos que deben ser tratados a través de una lógica y un razonamiento en concreto. El sector de la Energía trabaja con numerosos datos sobre distintos ámbitos como la meteorología, salud o el transporte. 

Mejora en las redes eléctricas 

Otro de los usos más destacados y en relación al punto mencionado anteriormente, es que la Inteligencia Artificial permite optimizar las redes eléctricas. Concretamente, permite que se realice un procesamiento de datos mucho más rápido y por lo tanto, más eficiente, ayudando a reducir el consumo energético. Es importante mencionar que la Inteligencia Artificial se ha podido aplicar en los últimos años y proporciona una mejora ya que las redes eléctricas están cada vez más digitalizadas. 

Optimización de procesos 

La Inteligencia Artificial destaca por el desarrollo de algoritmos que permiten simular acciones y tareas que realizan los humanos. De esta manera, uno de los usos y también uno de los beneficios más importantes es que permite optimizar los procesos de trabajo y como consecuencia de ello, mejorar la eficacia de los trabajos que se realizan. 

Coches eléctricos 

Otro de los usos más destacados en los últimos años y como consecuencia del auge de los coches eléctricos, es importante mencionar que la Inteligencia Artificial también se está incluyendo en la Energía necesaria para producir los vehículos eléctricos. Además, es necesario comentar también que no sólo se introduce la IA en la producción de los vehículos sino que también en los propios elementos y accesorios del coche. Concretamente, se utiliza para poder gestionar y comunicar datos entre los diferentes dispositivos conectados.  

Cambio climático 

El último uso que queremos mencionar es la utilización de la Inteligencia Artificial para poder afrontar el cambio climático y cómo colabora en generar redes inteligentes. Concretamente, se está aplicando esta tecnología con el objetivo de crear sistemas con eficiencia energética y más respetuosos con el medio ambiente para poder así, alcanzar las metas establecidas en cuanto a la reducción de emisiones. 

Para finalizar este artículo es importante comentar que a pesar de que Inteligencia Artificial está adquiriendo cada vez más importancia, seguirá evolucionando y creciendo mucho más en los próximos años, por lo que se espera que sea una de las tecnologías más utilizadas en muchos ámbitos. 

¿Interesado en nuestros servicios?
¡Pídenos un presupuesto!

Pedir presupuesto