Posiblemente has oído estas siglas y te has preguntado “¿Qué es el MDM y la política BYOD?” Estas palabras forman ya parte del vocabulario de cualquier gran empresa y en breve lo serán también de las pymes.

 

La tecnología móvil es sin duda la mayor revolución tecnológica de los últimos 20 años. Acostumbrados a la última revolución que supuso el acceso a internet desde todos los hogares y empresas, los smartphones suponen un cambio de paradigma: estar conectados 24 horas al día, 7 días por semana, en cualquier ubicación… siempre que haya cobertura.

En este contexto, los trabajadores llevan sus dispositivos móviles a las empresas y quieren trabajar con ellos. Reciben ahí su correo profesional y el personal, navegan por las intranets, utilizan herramientas compartidas con otros colaboradores, usan distintos canales para el envío de datos y documentos (Whatsapp, email, Skype, Webex, webs de envío de ficheros pesados)…

Los riesgos son considerables: gestión de datos, privacidad, virus, malware… Para reducirlos se precisan MDM y políticas BYOD.

 

[Tweet “Los MDM y las políticas BYOD permiten a los trabajadores usar sus propios móviles en las empresas”]

 

 

¿QUÉ ES EL MDM, MOBILE DEVICE MANAGEMENT?

Como su nombre indica, el Mobile Device Management es la gestión de los dispositivos móviles en el ámbito de las empresas. O exactamente, un software que permite administrar de forma segura los smartphones, tablets, portátiles, impresoras móviles, dispositivos de punto de venta… así como también los ordenadores de sobremesa.

Por tanto, móviles y no móviles. Una plataforma que admita cualquier operador de telefonía y servicios, y que garantice el uso seguro de los equipos, tanto propios de la empresa como aportados por sus trabajadores (BYOD).

Su cometido es:

  • Rastrear equipos conectados
  • Gestionar la descarga de aplicaciones
  • Optimizar el funcionamiento de los dispositivos móviles, reduciendo costes y tiempos de configuración
  • Controlar y proteger los datos
  • Delimitar el alcance de la navegación y usos de las aplicaciones
  • Monitorizar el funcionamiento de la red móvil
  • Detectar fallos y repararlos
  • Sincronizar ficheros
  • Administrar contraseñas
  • Bloquear funciones, como son la cámara, el micrófono, el USB o los ajustes de los dispositivos
  • Borrar datos de los dispositivos, en caso de pérdida o robo

 

[Tweet “Los MDM gestionan las apps dentro de las empresas, pero también mucho más…”]

 

 

¿QUÉ ELEMENTOS INTERVIENEN EN EL MDM?

  • Un servidor, que envía los comandos para gestionar los dispositivos móviles
  • Un cliente o aplicación, que se instala en cada uno de los dispositivos y con el que se reciben e implementan los comandos
  • Una base de datos, que almacena la información
  • Unas redes para la conexión, que pueden ser Wi-Fi, USB, 3G, GPRS u otras

 

 

¿QUÉ ES EL BYOD, “BRING YOUR OWN DEVICE”?

Las siglas dicen “Trae tu propio dispositivo” y el BYOD es exactamente eso: una política permisiva en las empresas con el uso de dispositivos móviles particulares, propiedad de sus trabajadores.

Obviamente, la contraprestación es la seguridad y la eficiencia: los trabajadores en un entorno BYOD deben ceder a las restricciones de las empresas.

Por tanto, en un plato de la balanza se sitúa el acceso a información privilegiada de la empresa y el uso de aplicaciones exclusivas en esta. Y en el otro la flexibilidad para el usuario en un entorno atractivo y amigable.

 

[Tweet “Políticas BOYD: usar los smartphones particulares en las empresas a cambio de ceder a restricciones”]

 

 

CONFLICTOS ENTRE USUARIOS Y EMPRESAS EN RELACIÓN AL BYOD

Las políticas BYOD son, por novedosas y difusas entre el ámbito personal y el profesional, una fuente de posibles conflictos que la empresa deberá apaciguar con protocolos claros y difusión constante.

El objetivo es no dar lugar a dudas y asegurar que los trabajadores conocen perfectamente el alcance del BYOD.

Los conflictos habituales son:

 

  • Los niveles de restricción que desea la empresa suelen ser superiores a los admitidos por los usuarios.
  • El uso de móviles y tablets propios borra las fronteras entre el entorno personal y el profesional, dado que ambos están al alcance de la mano.
  • Las empresas BYOD esperan un comportamiento moral de sus empleados, un uso responsable y acotado, que no todos los trabajadores están dispuestos a respetar.
  • Los datos de la empresa están sujetos al cumplimiento de ciertas leyes o acuerdos: LOPD, derechos de imagen, propiedad industrial o intelectual, confidencialidad… No todos los empleados actuarán como se espera de ellos en este sentido.
  • Las empresas deben educar a los empleados en las políticas  BYOD. Es posible que algunos empleados consideren esta formación poco relevante y prescindible, aunque esté suponiendo tiempo y dinero a la empresa.
  • Las empresas esperan poder recuperar la información de estos dispositivos móviles, o borrarla, en caso de pérdida o de despido del empleado. No siempre es así.
  • Una empresa con cientos o miles de trabajadores que utilicen las redes corporativas puede colapsar el tráfico interno. No todas las empresas cuentan con la infraestructura necesaria para dar acceso a sus empleados. No todos los trabajadores harán un uso sensato y es previsible el abuso de aplicaciones que exijan un elevado ancho de banda (vídeos, radio, juegos…).

 

 

EN RESUMEN:

El MDM es una plataforma o software. El BYOD es la política permisiva que adopta una empresa, a favor de que sus empleados usen sus propios móviles para el acceso a datos y aplicaciones propias de la empresa.

El BYOD supone un equilibrio entre la libertad del usuario y las restricciones de la empresa, al dar acceso a información sensible y abrir puertas a nuevos riesgos.

 

Doonamis Apps para empresas Blog

Crédito de la imagen: Unsplash: Alejandro Escamilla

¿Interesado en nuestros servicios?
¡Pídenos un presupuesto!

Pedir presupuesto